• Buenos Aires - Argentina / Miami - USA /Santiago - Chile /Barcelona - España

"Diversas formas de expresión en el Arte"

LA FIGURA HUMANA

El hombre y su figura son el símbolo por excelencia en la historia de la humanidad, ya que el cuerpo humano es el instrumento expresivo por excelencia. En los diversos órganos que componen su cuerpo se pueden ver y entender simbolismos, reacciones y gestos particulares, que permiten que uno se interconecte con sus semejantes.

Los orientales han descubierto en la Medicina Tradicional China y a través del equilibrio que se logra por la teoría del Ying y el Yang, que según el temperamento y la idiosincracia del individuo, existe cierta predisposición a sufrir enfermedades. Este tema ha sido muy bien explicado en “La Enfermedad Como Camino” de Thorwald Dethlefsen, y Rüdiger Dahlke.

Muchos autores hacen hincapié en que el lenguaje no verbal es un instrumento de comunicación, por medio de un gesto, una imagen o con un silencio.

Los gestos humanos y sus movimientos, son el vocabulario que se usa como lenguaje no verbal. Este lenguaje es un conjunto de signos y movimientos que se ven reflejados en la forma de sentarse, la forma de vestir, la posición de los ojos, los brazos o las piernas, los silencios o el desvío de la mirada. Por lo general cada gesto y símbolo, tiene su propio significado.

Este lenguaje no verbal, la gestualidad y el simbolismo se complementan; tiene mayor contenido inconsciente, dado que su manifestación es involuntaria. Son signos que permiten al interlocutor hacerse una idea de quién y cómo es su emisor, como: olores, expresiones del rostro, gestos con los ojos o los labios, movimientos corporales, etc.

La representación gráfica de la figura humana, a lo largo de la historia, es una de las primitivas necesidades del ser humano.
Siempre el hombre ha procurado dejar testimonio certero de sí mismo, de su existencia en las diferentes culturas.

Desde los primeros testimonios gráficos en las cuevas de Chauvet y Lascaux en Francia y Altamira en España, el hombre ha sido un ser creativo por excelencia, destacando como preponderante en sus creaciones su propia imagen y la relación de ésta con el mundo que lo rodea.

La figura humana, desde el punto de vista simbólico, muestra los sentimientos más internos: Sus miedos o sus deseos. Estos sentimientos se pueden observar en las diferentes maneras de interpretar el simbolismo, en función de las posiciones en que el autor dibuja el cuerpo.
Ej.: hombros caídos o cargados de peso puede significar agobio; en cambio ojos brillantes y cuerpo derecho puede ser alegría.

La psicología del ser humano, su forma de expresión, su pertenencia a diferentes etnias, los conflictos y la relación con sí mismo y con el otro, permite observar, a través de los movimientos o cinesis de cada una de las partes del cuerpo, los sentimientos, los sinsabores y sus turbaciones. Al igual que la expresión gráfica y la forma de representar el cuerpo humano, permite ver lo que dice, lo que oculta, lo que siente y hasta lo que no se quiere mostrar.

La expresión del ser humano es estudiada por el arte, por la psicología del arte, a través de tests proyectivos y por diversas ciencias y corrientes que ayudan a reconocer su comportamiento, ya sea cuando está plasmado y cuando está en cinesis o movimiento.

También la fisiognomía es considerada habitualmente como una ciencia folklórica, basada en la idea de que por el estudio de la apariencia externa de una persona, puede llegar a conocerse el carácter o la personalidad, en especial por su rostro.

Los filósofos y psicólogos han realizado y realizan estudios y test, para así poder comprender la forma no verbal de expresión del ser humano. Por lo tanto, aparte de la expresión verbal, todas las expresiones no verbales son muy importantes para la comunicación entre los seres humanos.

El símbolo es propio de la humanidad, se basa en la capacidad que tiene el ser humano para conectar una experiencia cotidiana con una vivencia subjetiva. A través de ellos se expresan gráficamente la memoria y las emociones.

Al observar una obra pictórica o escultórica lo que impacta es la totalidad de los elementos. Aquí se pone en juego el inconsciente del artista y el inconsciente del espectador, quienes usan permanentemente simbolismos y grafismos.

El símbolo coloca al ser humano en la historia de su existencia, lo remonta a la historia de la humanidad, exaltando su carga emotiva, la cual se acepta o rechaza aún sin conocer la historia, intuyendo lo que el autor quiso decir en su manera de expresarse.

En dibujo, pintura, escultura, actos circenses, danza, teatro, cine, fotografía, etc. aunque se representen con sonidos de música o con palabras, los gestos básicos suelen ser universales. Ej.: Mover la cabeza para afirmar o negar algo, fruncir el ceño en señal de enfado, encogerse de hombros como indicativo de que algo no se comprende, etc.

Las diferentes etnias tienen distintas formas de expresión con el cuerpo, por Ej.: Los integrantes de la raza negra mueven la cabeza y el cuello a la manera de un círculo, en especial cuando están narrando algo; los judíos para asentir o terminar un tema bajan las manos abiertas como si tocasen un piano y asienten con la cabeza; los italianos son muy expresivos cuando están enojados, levantan los brazos, y las manos, se toman la cabeza con ambas manos; con el paso de las generaciones estas expresiones no verbales de cada colectividad se siguen manteniendo y se puede decir que son heredadas o imitadas por generaciones.

Al ver e interpretar estas diversas actitudes expresivas se puede distinguir la expresión no verbal del interlocutor para poder reconocer lo que piensa, lo que oculta y lo que nos transmite.
A los artistas de teatro o de cine, los vendedores, políticos y otras profesiones se les enseña cuáles son las expresiones que pueden generar un mensaje.

Los investigadores han registrado casi un millón de claves y señales no verbales y se ha comprobado que entre el 60 y el 80% de la comunicación entre seres humanos, se realiza por canales no verbales. Las señales no verbales influyen cinco veces más que las orales, son mucho más expresivas que el lenguaje oral.

El psicólogo Albert Mehrabian en “Silent Messages” ha realizado experimentos sobre actitudes y sentimientos y descubrió que el 38% se atribuye a la voz, entonación, proyección, resonancia, tono, etc. y el 55% al lenguaje corporal, gestos, posturas, movimiento de los ojos, respiración, transpiración, etc.

Hay libros muy importantes que tratan este tema desde diferentes ópticas, como: Diccionarios de simbología, de fisiognomía, de antropología, de morfo-psicología, test proyectivos, tratados de psicología, etc.

El número de señales que cada ser humano usa en su vida diaria, es casi infinito. Cualquier mirada, postura o tono de voz, cómo se mueve, cómo respira, tose, carraspea, transpira o tiembla. Hay muchas investigaciones realizadas de acuerdo a su profesión.
El número de señales que cada ser humano usa en su vida diaria es casi infinito: cualquier mirada, postura o tono de voz, cómo se mueve, la manera en que respira, tose, carraspea, transpira o tiembla.

Las expresiones gestuales con la edad se hacen menos obvias. Son más difíciles de interpretar los gestos de una persona de más de cincuenta años que los de un individuo joven.

La morfo-psicología estudia el comportamiento y muestra los sentimientos básicos en base a la gestualidad: las posiciones de la cabeza, la postura de piernas y brazos, las distintas entonaciones de la voz, los movimientos de las cejas, etc.

Hay estudios que analizan la gestualidad que acompaña a la expresividad de cada parte del cuerpo humano; que nos explican la expresión facial, los movimientos de las manos, movimientos de la cabeza o rostro, la forma de caminar, posturas, etc.

El niño recién nacido tiene tendencias interpretativas y gestuales desde pequeño para darse a entender sin hablar, hace muecas y morisquetas, mueve manos, niega con la cabeza o emite señales con los ojos, haciéndose entender por su madre o quien esté cerca de manera no verbal. Esta gestualidad no verbal del niño permanecerá cuando sea adulto.

Conocer los principales gestos y actitudes puede ayudar en la vida cotidiana, en los negocios, en la interrelación personal e impersonal. La mayoría de los gestos y movimientos que se utilizan habitualmente, vienen condicionados por el entorno social, familiar o por los matices culturales.

Todos estos símbolos y gestos en el ser humano revelan una clara manera de "hablar con el cuerpo”. Estos tienen una influencia en el comportamiento y en la manera de comprender lo que en realidad se quiere decir sin hablar o lo que se quiere ocultar al verbalizar.

En los siguientes capítulos podrán observar las diferentes zonas corporales, con las que se expresan ideas o sentimientos a través de la comunicación no verbal. © 2005

Susana Weingast




© Susana Weingast – Todos los derechos reservados