• Buenos Aires - Argentina / Miami - USA /Santiago - Chile /Barcelona - España

"Diversas formas de expresión en el Arte"

MEMORIA Y PERCEPCION

La memoria y la percepción están ligadas o, dicho de otra manera, todo lo percibido queda en nuestra memoria.

Rudolf Arnheim dice que “lo que memorizamos no es un registro mecánico, sino la captación de los rasgos de la estructura que vemos” ya que podemos pintar o cantar algo que nuestra memoria registró.

En general, se hace uso de lo que ya estaba registrado en la memoria. Todo nuestro mundo exterior y lo percibido con anterioridad puede actualizarse, plasmarse, juzgarse, aceptarse o rechazarse, pudiendo de esta manera, por medio de la evocación interna, contemplar y rever imágenes de nuestra propia historia.

Es decir que pueden llegar a existir dos imágenes contrapuestas: una es la evocada, la que vimos y se almacenó en nuestra memoria a una determinada edad y en una determinada circunstancia; la otra imagen es la actual, en esta época y ahora, no ligada a la memoria, pudiendo variarla y sorprendernos cuando comparamos las dos.

John Locke, filosofo inglés (1632- 1704) usa la palabra “ideas” para describir el material percibido y lo que sucede dentro de la mente del individuo. Estas ideas generales son solamente temporales, necesarias a nuestra mente; luego, sobre la base de otras experiencias, son perfeccionadas.

Un niño cuando dibuja una flor, por supuesto de la imaginación, lo hace de manera sintética, cuatro o cinco pétalos redondos, un centro también redondo, un palito para sostenerla y la pinta de rojo y verde.

Con el correr de los años este niño creció y conoce muchos tipos de flores, todos los verdes de la naturaleza y los matices de colores y cuando, espontáneamente, se le pide que dibuje una flor, comienza a pensar: ¿Qué flor? ¿De qué color? ¿El centro es con detalles? ¿Las hojas son en punta y miran para qué lado?

El niño no se cuestiona, es a partir de la adolescencia cuando comienza a cuestionarse y a aplicar la auto-crítica, ya que lo que se gana en experiencia se pierde en espontaneidad. En su memoria está la síntesis, la flor percibida en su niñez, que fue dibujada con líneas netas y colores puros. El cuestionamiento puede ser: ¿Dibujo una rosa o una margarita? ¿La pinto amarilla o violeta? ¿Qué dirá mi mamá o mi abuela?

He aquí los cuestionamientos que hacen que pongamos trabas en nuestra creatividad, excusas para no realizar una imagen ya que ésta ha sido muy intelectualizada.

Como último factor, encontramos que no hay nada más riguroso que nuestra propia censura, la auto-crítica y el miedo al qué dirán. Solamente los grandes maestros de la pintura pueden volver a dibujar una flor con la síntesis del niño, mostrando así el adulto libre.

Los cuestionamientos del adulto van más allá de la realidad visual actual, porque está por medio su experiencia, su madurez, su crecimiento.

La imagen perceptual evocada y la actual se contraponen, haciendo más difícil la labor de plasmar los objetos con total libertad y síntesis. El adulto debe retrotraerse a la libertad del niño, para poder expresarse basado en la síntesis original.

Picasso dijo que “Pintar como los pintores del Renacimiento me llevó unos años, pintar como los niños me llevó toda la vida.”. © 2003


Susana Weingast


© Susana Weingast – Todos los derechos reservados